Fermer

Cúrcuma

Por
Gabrielle CREMER
-
4 Septiembre 2018
Curcuma
Nombre científico
Curcuma longa
Familia
Zingiberaceae
Procedencia
Asia tropical y África tropical
Parte utilizada
El rizoma

La cúrcuma se utiliza para aliviar los trastornos digestivos benignos vinculados a problemas hepáticos menores. En fitoterapia, se utiliza el rizoma del color que caracteriza la especia.

La cúrcuma es un rizoma perteneciente a la misma familia botánica que el Jengibre. Se utiliza como planta medicinal desde hace más de 3000 años.

Originaria de la India y muy utilizada en alimentación, la cúrcuma es uno de los principales ingredientes del curry. No obstante, la utilización de esta planta con fines alimentarios no debe hacer que se olviden sus propiedades medicinales reconocidas por la comunidad científica. Según Ibn al Baytar1, la cúrcuma permitiría «secar las úlceras, aguzar la vista y destruir la sarna». 

Cúrcuma, más que una especia

El rizoma de la cúrcuma es rico en curcumina, una molécula con propiedades antioxidantes y coleréticas. Sin embargo, los intestinos absorben de manera escasa este compuesto bioactivo, siendo la parte absorbida rápidamente trasformada por el hígado y eliminada del organismo. Para compensar esta imperfección, se aconseja combinar la cúrcuma a la pimienta – a través de la piperina – que tiene la capacidad de potenciar la absorción de la curcumina. 

Muy conocida como especia, la cúrcuma es conocida científicamente por sus propiedades antiinflamatorias en fenómenos articulares. Contribuye a mantener una buena flexibilidad en las articulaciones y se aconseja para las crisis agudas. En un estudio2 clínico aleatorizado y controlado, se demostró que un extracto de cúrcuma (1500 mg/j) resultaba tan eficaz como el ibuprofeno (1200 mg/j) para disminuir los dolores vinculados a la artrosis de rodilla, además de tolerarse mejor (376 sujetos, 4 semanas).

Además sus efectos antiinflamatorios, la cúrcuma también es reconocida por sus efectos coleréticos y para disminuir los niveles de colesterol muy útiles en caso de «cólico de hígado». De hecho, aumenta la síntesis de la bilis – por las células del hígado – y favorece su secreción en el intestino durante las fases digestivas. La bilis facilita la absorción intestinal de las grasas y cumple plenamente la función de solubilización del colesterol. 

Por último, pero no menos importante, la cúrcuma actúa en el síndrome de «colon irritable»3 estimulando de forma muy sensible la producción y la calidad de mucosa gástrica. De esta manera se recubre la pared intestinal y se combaten las irritaciones, favoreciendo al mismo tiempo una buena rehabilitación del tránsito intestinal y una atenuación de los dolores abdominales. La European Scientific Cooperation in Phytotherapy (ESCOP) reconoce también el uso tradicional de la cúrcuma en «el tratamiento sintomático de problemas digestivos leves y problemas biliares menores»4.

Opinión de las autoridades sanitarias

La Agence Nationale de Sécurité du Médicament  (ANSM) ha clasificado la cúrcuma en la lista A5 de plantas medicinales de uso tradicional. 

La Organización Mundial de la Salud (OMS) reconoce como «clínicamente justificado» el uso de cúrcuma para «las digestiones con hiperacidez y flatulencias». Reconoce del mismo modo como «establecido tradicionalmente » el uso de cúrcuma en «úlceras gástricas, artritis, reglas dolorosas o irregulares, diarrea y problemas cutáneos». 

La Agencia Europea de Medicamentos (EMA) reconoce como «establecido tradicionalmente» el uso de cúrcuma para aliviar las «digestiones difíciles»6 sin superar las dos semanas de tratamiento. 

Precauciones:  

  • La cúrcuma está contraindicada para casos de obstrucción biliar.
  • Sin supervisión médica, el uso de la cúrcuma se desaconseja en mujeres embarazadas o en periodo de lactancia.

Casos prácticos

Desde hace unas semanas ya no tengo apetito. ¿Cómo puedo estimularlo?

La ausencia de apetito es la consecuencia frecuente de una dieta repetitiva. Piense una forma de diversificar su alimentación y especiar las comidas. La combinación de cúrcuma y fenogreco contribuirá a estimular su apetito.

¡Mi piel está envejeciendo! ¿Qué puedo hacer?

¡Que no cunda el pánico! El envejecimiento cutáneo es un proceso completamente natural. Las plantas pueden ser una ayuda muy valiosa si quiere devolverle la luminosidad a su piel. El aceite de borraja, rico en ácidos grasos esenciales permite hidratar en profundidad y ralentizar el envejecimiento prematuro de los tejidos revitalizándolos y dando firmeza a la piel. Plantéese combinarlo con cúrcuma por sus propiedades antioxidantes.

¿Cómo utilizar la cúrcuma?

La cúrcuma está disponible en forma de polvo de rizoma (cápsulas) o en extracto líquido.